lunes, 30 de octubre de 2017

Acreditadas, vigiladas y encorsetadas




Yo, como todo el mundo, me llevé un alegrón al conocer que se había alcanzado un acuerdo entre las partes que conseguía deshacer el nudo gordiano de la mal llamada “prescripción enfermera”.

Pero tras una lectura sosegada del mismo, me explico que mis colegas médicos estén contentos (no porque comparta sus planteamientos pero sí, por que el acuerdo respeta sus reivindicaciones), que la administración se haya relajado al haberse quitado de encima un marrón “glaçé”, pero lo que no entiendo es el entusiasmo de las compañeras enfermeras.

O yo he leído mal y en diagonal o este acuerdo les deja en una situación a las que, a buen seguro, muchas de ellas no esperaban llegar como solución final.

Así, entre nosotros, 2 años de tensiones para conseguir esta mierda, y aceptar pulpo como animal de compañía, no lo acabo de entender

Veamos como yo lo he leído, y se aceptan correcciones sobre mi capacidad comprensiva del texto en cuestión (que ya se sabe que el informe PISA es demoledor)

A) De entrada, las enfermeras de prescribir, nada de nada, siguen en el eufemismo de indicar, usar y autorizar la dispensación de medicamentos.

B) Cuando estos medicamentos no precisan de receta médica: pueden indicarlos o autorizarlos de forma autónoma, mediante una orden de dispensación. Me temo que la auxiliar de cualquier farmacia precisa de menos requisitos para indicar a un usuario el uso de un fármaco de libre dispensación. Y la vecina, ni te cuento. 

C) Cuando estos medicamentos precisan de receta médica: Tiene tres condiciones previas

1.- Deben usar una orden de dispensación 



2.- Deben estar acreditadas: Bien está que para obtener la acreditación no se van a exigir nada más allá que el título que corresponda en función de la actividad pero si que habrá que solicitarla ya que en la famosa orden debe figurar el Cod Acreditación


Que digo yo que sobraba todo este rollo y que con estar en posesión del título, estar colegiada y con su seguro de responsabilidad civil en orden, era más que suficiente.

3.- Deben seguir un protocolo o guía consensuada: Casi nada. Ahora nos ponemos a hacer protocolos y guías y volvemos a empezar con "mi ombligo es mas bonito y más grande que el tuyo" y se nos pasa una década



Mucho me temo que la solución no pasa de ser un parche para salir del paso y añadir el nuevo 3.3 En los casos en los que no sea necesario determinar el diagnóstico médico y la prescripción médica individualizadamente, en medicamentos sujetos a prescripción médica, se consensuarán, conforme al procedimiento previsto en el artículo 6, los protocolos y guías de práctica clínica y asistencial, que articulen el ejercicio de la competencia por parte de los enfermeros, que les soluciona a las administraciones el tema de las vacunas que es lo que les tenía bloqueados.

Yo sigo pensando lo mismo que al inicio de este lío: 
  • Las enfermeras pueden y deben realizar funciones dentro de su ámbito competencial.
  • Para poder llevarlas a cabo precisan de las herramientas necesarias
  • Entre estas herramientas están el uso autónomo de fármacos enfocados a aquellos procesos de su competencia.
  • El diagnóstico enfermera existe
  • El uso de un vademecum propio sería la solución más sencilla al igual que les sucede a los podólogos

3 comentarios:

Unknown dijo...

Grande el análisis de este nuevo episodio de modificación RD enfermera.
El lío en el que nos han metido, solo se puede entender conociendo el presunto delito de corrupción del que se les acusa a los dirigentes del CGE.
Me explicó, parece que están más a hacer caja (recordemos el famoso cursillo de prescripción), que ha defender los intereses reales de la profesión.
Con lo sencillo que hubiera sido cambiar solo la ley y meternos en el grupo de profesionales prescriptores como los podólogos.

Hay que hacer algo no nos merecemos ser representadas por gente así.

Gracias por el artículo.

Juan José Jurado Balbuena dijo...

Estoy absolutamente de acuerdo con tu lectura y reflexión. Se debe empezar por cambiar la Ley del medicamento y dejar claro que las enfermeras y enfermeros pueden prescribir en el marco de sus competencias

Ana Sovero dijo...

Buenos dias. Muy buen análisis. En verdad lo que necesitamos es enlazar nuestros diagnósticos a una cartera de servicios que nos permita indicar el farmaco ( no he usado el termino prescribir) y luego valorar nuestro plan de cuidados como evoluciones la persona (No he mencionado paciente) hasta dar el alta de enfermeria correspondiente. Mientras no estemos unidos bajo un mismo criterio no estaremos a la altura de nuestra gran responsabilidad que es el cuidado. No debemos olvidar nuestro fundamento de la profesión : el cuidar. Un saludo a tod@s.